facebook_pixel
  • ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

Hipogalactia: ¿Todas las mujeres tienen leche?

Cuáles son las causas reales de hipogalactia.

Tener leche ‘suficiente’ o no (lo que conocemos como hipogalactia) es un tema que nos preocupa a todas las mujeres cuando estamos embarazadas de nuestro primer bebé. Inevitablemente, por nuestra cabeza rondan todo tipo de dudas e inseguridades: ¿Produciré leche? ¿Será de buena calidad para alimentar a mi hijo/a?

A muchas de nuestras madres les pasó. Ellas ‘no pudieron’ dar teta, lo que nos hace pensar: “Si ella no pudo, yo tampoco podré”.

Sin embargo, nuestro cuerpo de mujer mamífera está preparado fisiológicamente para alimentar a nuestra cría. Si no fuera así, el ser humano se habría extinguido hace tiempo, ya que la leche de fórmula es un invento relativamente reciente (siglo XX).

El cuerpo humano es una máquina perfecta cuyos órganos cumplen diversas funciones: el corazón bombea la sangre para distribuirla por todo el cuerpo, los riñones la filtran y depuran y los pulmones captan el oxígeno y eliminan el dióxido de carbono. Pues bien, la glándula mamaria, es el órgano que produce la leche para alimentar a la cría.

Cuando estamos embarazadas no nos planteamos que nuestro corazón no funcione, ni nuestros pulmones, ni nuestros riñones, pero sí dudamos de nuestra glándula mamaria, de nuestros pechos. ¿Por qué?

Evidentemente, existen las enfermedades. Hay mujeres y hombres con problemas cardíacos, pulmonares y renales, y al igual que eso, hay mujeres con disminución en la producción de leche (hipogalactia). Pero… ¡son la minoría! Menos de un 5% de mujeres tiene un problema real, una causa justificada de hipogalactia.

Aun así, en nuestro entorno, oímos infinidad de mujeres que no pudieron dar el pecho por eso: porque no tuvieron leche. Misteriosamente, de ese 5% pasamos al 80% por lo menos. Pero eso ¿por qué? ¿Qué está pasando? ¿Hay una epidemia de mujeres con hipogalactia?

Causas médicas de baja producción de leche

Sí. ya hemos dicho que hay un 5% de mujeres que no van a producir leche suficiente por un problema real. Vamos a ver cuáles son:

1) El problema está en la glándula mamaria

  • Hipoplasia mamaria o falta de desarrollo del tejido mamario. Las mujeres que la tienen no experimentan aumento de tamaño del pecho durante el embarazo y ni tampoco subida de leche. Estos pechos tienen formas diversas, pueden ser excesivamente pequeños, casi ausentes, o también en forma tubulares con areola muy grande y sobre todo gran espacio entre ellos. Pero lo que los caracteriza es la escasez de tejido glandular. Esto no quiere decir que un pecho por ser pequeño no produzca leche, ya que habitualmente el tamaño del pecho se relaciona con la cantidad de grasa y no de glándula, pero debemos estar atentas a las señales que comenté anteriormente: crecimiento del mismo durante el embarazo y subida de la leche.

  • Intervención quirúrgica. En general, el implante de prótesis mamaria no es un problema, siempre que la incisión no sea por la areola (se pueden cortar conductos). Lo más importante es descartar que el motivo de la intervención fuera una hipoplasia mamaria. En el caso de reducción mamaria, sí que puede haber afectación al cortar los conductos galactóforos, aunque habría que valorar cada caso de manera individual.

2) Problemas hormonales

  • Hipotiroidismo/hipertiroidismo pueden ser motivo de hipogalactia: Una vez controlado con medicación (en ambos casos son compatibles), no afectaría a la producción de leche.
  • Retraso en la ‘subida de la leche’. Diversas enfermedades pueden afectar y retrasar esta subida. No significa que las mujeres no tengan leche, sino que la leche de transición se retrasa algunos días. Durante estos días, hay que controlar muy bien el peso del bebé, micciones y deposiciones y suplementar si es necesario (la primera opción, con leche materna extraída, si no es posible, con leche de fórmula). Estas son: Diabetes, síndrome de ovario poliquístico y obesidad.
  • Retención de placenta: La retención de placenta después del parto es algo bastante raro, pero puede bloquea la hormona que produce la leche, la prolactina.
  • Déficit de prolactina: La prolactina es la hormona encargada de estimular la producción de leche. Que se produzca de forma insuficiente es algo bastante raro y no tiene tratamiento. Puede estar asociado al síndrome de sheehan que es un infarto de la glándula que produce la prolactina a consecuencia de una grave hemorragia postparto.

Otras causas más habituales de baja producción de leche

Hemos visto las enfermedades que pueden ocasionar una baja producción de leche o un retraso en la subida de la leche. Sin embargo, hay otras causas, que en nuestro medio son más habituales y que justifican la mayoría de abandonos de la lactancia materna por este motivo.

  • Horarios estrictos en las tomas: Es decir, no realizar lactancia materna a demanda. Ésta ha sido la causa principal a lo largo de muchos años ya que esta recomendación se seguía a rajatabla hasta hace relativamente poco. Sin embargo, la producción de leche está ligada a la succión del bebé: cuanto más succione el bebé, mayor será la producción de leche. Un bebé que realiza tomas regladas dentro de un horario, sin margen para poder decidir cuándo hacerlas, no tiene manera de regular esa producción, por lo que finalmente la mujer ‘se queda sin leche’. Esto ocurre sobre todo ante una crisis de crecimiento, en la que el bebé tiene que aumentar su ingesta de leche en pocos días.
  • Separación madre-bebé: O lo que es lo mismo: retraso en la primera toma. El estímulo del pecho es muy importante que ocurra cuanto antes, idealmente en la primera hora de vida. Si hay una separación y el bebé no succiona en varias horas, puede influir tanto en la subida de la leche como en la cantidad de leche que producen las madres posteriormente.
  • Dificultad de succión del bebé: Si el bebé tiene algún problema de succión: frenillo lingual, succión inmadura… no estimula bien el pecho, por lo que éste no se vacía, y el cuerpo interpreta que no necesita producir tanta leche. Por ese motivo, la producción baja.
  • Mala posición al pecho: También esto puede ser una causa, siendo de hecho una de las más frecuentes. Si la postura no es correcta, puede que el bebé no saque bien la leche del pecho igual que en el caso anterior.

  • Mastitis: El tema de la mastitis es un tema constantemente en estudio, por lo que hay cambios constantes respecto a los tipos de mastitis y sintomatología. Aun así, se sabe que la inflamación de la mama o infección puede afectar a la producción de leche, aunque nada que no sea recuperable una vez solucionado el problema.
  • Medicamentos: Hay medicamentos como la cabergolina que se utilizan con la intención de inhibir (bloquear) a la prolactina y disminuir la producción de leche. Sin embargo, hay otros, que aunque no tengan esa finalidad expresa pueden dar esos efectos secundarios, como por ejemplo, los anticoconceptivos combinados, algunos antihistamínicos, etc. Siempre que haya una hipogalactia, debe revisarse la medicación que se está tomando por si alguno de esos medicamentos puede estar influyendo.

Cómo saber si tienes suficiente leche

Para saber si tu bebé se está alimentando bien hay que tener en cuenta varios aspectos: Estado general, peso, micciones y deposiciones. Si un bebé está engordando bien, está feliz y activo y hace caca y pis con normalidad, sin duda alguna está comiendo bien.

Da igual si este bebé toma pecho cada dos horas, o cada hora, se despierta entre 3-4 veces por la noche, sólo quiere estar con su madre y si lo suelta en el carrito o en la minicuna se despierta automáticamente. Todo esto es un comportamiento normal del bebé humano, y para nada implica que ese bebé esté pasando hambre.
Cada bebé lleva un ritmo diferente. Algunos espacian las tomas antes, otros después. Algunos hacen la toma en 5 minutos y otros en 20.

Lo importante para saber si tienes leche no son estas cosas, sino el peso.

Si el bebé no pone ‘peso suficiente’, entonces habría que revisar las causas posibles que hemos comentado anteriormente, para lo cual lo ideal es asesorarse con un/a profesional de la lactancia materna, que busque la raíz del problema.

La mayoría de los motivos de baja producción de leche son reversibles, tienen solución si se busca la ayuda adecuada.

Tan sólo un 5% de mujeres tiene una patología que les impide una lactancia materna exclusiva.

Así que, confía en ti, en tu cuerpo y en tu glándula mamaria al igual que confías en el resto de tus órganos. Tu corazón y tus pulmones funcionan, ¡tus pechos también!

 

Foto | Pablo en Flickr


Esto no es todo. Un grupo de Facebook secreto y Seminarios Online gratuitos te están esperando si te unes a la comunidad "Criar con Sentido Común"


Más Información

0 comentarios en "Hipogalactia: ¿Todas las mujeres tienen leche?"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X