Lactancia materna y vuelta al trabajo

Claves para compatibilizar la lactancia materna con el trabajo.

Cuando somos madres y trabajamos también fuera de casa, uno de nuestros mayores miedos es la incorporación laboral tras la baja maternal. Si además, damos el pecho al bebé, se le suma el miedo o incertidumbre de si podremos seguir con la lactancia materna, o el trabajo será un obstáculo y tendremos que dejarla antes de lo que nos hubiera gustado.

El permiso de maternidad en nuestro país es escaso. Tan solo 16 semanas que nos permiten una dedicación exclusiva a nuestro hijo. Menos de 4 meses.

Después de eso, debemos compatibilizar la vida laboral y familiar. O eso piensan nuestros gobernantes.

Las recomendaciones de lactancia exclusiva indicadas tanto por la OMS como por la AEPED son 6 meses. Esto quiere decir que durante esos seis primeros meses lo único que debería tomar el bebé es leche, para posteriormente introducir otros alimentos manteniendo la lactancia como principal fuente de nutrientes.

¿Pero cómo hacerlo si tenemos que irnos fuera de casa a los tres meses y medio?

Cómo compatibilizar lactancia y trabajo

Aquí os dejo algunos consejos para que continuar con la lactancia tras la incorporación sea más llevadero:

  • Intenta alargar el máximo tiempo posible el tiempo en casa con tu bebé: Añade a la baja maternal las vacaciones, horas de lactancia o incluso excedencia de un par de meses. No es lo mismo incorporarse cuando el bebé tiene 4 meses que con 6 ó 7, y ya come otras cosas además de la leche materna.
  • Hazte con un banco de leche: No necesitas mucho tiempo de antelación. Con 15-20 días es suficiente. No te preocupes, no dejarás a tu bebé sin leche por extraerte para guardar. La leche no se acaba.
  • Congela la leche en pequeñas cantidades: 50-60 ml es suficiente. Ya que no sabemos la cantidad que tomará el bebé y lo que no tome no se puede volver a utilizar. Más adelante sí podrás congelar más cantidad, cuando sepas su demanda.
  • Ojo con la lipasa: Haz una prueba para ver si se activa antes de hacer un banco de leche completo.
  • Aprovecha el tiempo con tu bebé: No es necesario que intenten darle tu leche antes de que empieces a trabajar fuera de casa. Lo habitual es que no la quiera. Es una situación nueva para él a la que se terminará acostumbrando. Mejor hacerlo cuando no quede más remedio: que su madre no esté de verdad. Si su madre está, mejor aprovechar de esos días juntos antes de que llegue la separación.
  • Busca un lugar tranquilo en el trabajo donde puedas extraer la leche: Al menos las primeras semanas, para evitar obstrucciones o mastitis.
  • Compra un sacaleches: No siempre es necesario. A veces es suficiente con la extracción manual si la madre domina la técnica. Si no es así, y necesitas uno, es importante que te asesores bien y elijas una marca de confianza.
  • No siempre hay que darle al bebé leche en tu ausencia: Esto depende mucho del tiempo que tenga el bebé y de las horas de separación. Si el bebé ya ha empezado la alimentación complementaria, puede tomarla en tu ausencia. Y cuando estés en casa: barra libre de teta. Con 5-6 tomas de pecho al día es suficiente para que el bebé tenga la leche que necesita a partir de los 6 meses.

Cosas que pueden ocurrir cuando ya no estés en casa

Además, es probable que tras la incorporación suceda que:

  • El bebé no quiera comer nada en tu ausencia: Ni leche, ni otros alimentos. Ni en ningún tipo de recipiente. Es normal. No pasa nada. No hay que forzarle ni obligarle. Normalmente pasa en unas semanas.
  • Aumente la demanda cuando estás con él: La separación es un gran cambio para el bebé. Cuando vuelve mamá, su demanda de teta es una forma de asegurar que ella está allí. Esto también es pasajero.
  • Aumente la demanda nocturna: Por el mismo motivo anterior. ¡Paciencia!
  • El bebé esté mejor de lo que esperabas: Esto pasa muy habitualmente. Normalmente estamos muy preocupadas y agobiadas por ese momento, pero los bebés se adaptan rápido, mucho mejor de lo que pensábamos.

Aún así, no está de más que nos informemos y valoremos todas las opciones posibles: ¿Qué pasa si no tengo banco de leche suficiente? ¿Cómo continúo con la lactancia? Necesito un extractor de leche, ¿cuál elegir? ¿Cómo sé si el embudo es de mi talla?

¿Cómo se conserva la leche materna? ¿Cómo administrarla?

Todas estas son preguntas a las que dimos respuesta en el webinar Lactancia materna y vuelta al trabajo: claves para hacerlo posible, que podéis ver en diferido si formáis parte de la comunidad “Criar con Sentido Común”.

Foto | katrinaelsi en Flickr

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


Esto no es todo. Un grupo de Facebook secreto y Seminarios Online gratuitos te están esperando si te unes a la comunidad "Criar con Sentido Común"


Más Información

0 comentarios en "Lactancia materna y vuelta al trabajo"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X