Mi niña fue de todos, menos mía (por Romina Pérez)

La importancia de seguir tu instinto al cuidar de tus hijos.

Cuando nació Aylén, hace nueve años, las dudas me inundaron… tenía 25 años, era madre soltera y me sentía muy insegura, muy dependiente… y ella fue la hija de todo el mundo, menos mía, y ahora me explico: le di biberón porque mi madre me dijo que estaba claro que mi leche no la alimentaba, la bauticé porque mi abuela me dijo que no podía vivir en un limbo religioso, no la cogía del carro porque sino se iba a acostumbrar a estar en brazos (así que Aylén estaba mucho tiempo llorando), y cuando comenzó a comer tenía que darle lo que cada persona me aconsejaba que era mejor para su crecimiento.

Por suerte, con los años llegó la madurez y la experiencia que te da el camino recorrido, una pareja maravillosa con la que compartir el camino, y hace 4 meses llegó Oliver. Y este SÍ que es mi hijo, porque a él sí lo podemos cuidar tal y como lo sentimos: toma teta, duerme con nosotros y no llora nunca por estar en el carrito, porque siempre está en nuestros brazos.

Cuando me acuesto todas las noches pienso que le fallé a mi pequeña, cuando nació, porque no supe seguir mi instinto, pero cada día me despierto intentando ser mi mejor versión para ella, que se perdió a su mamá los primeros años, y mi mejor versión para él, porque no quiero que se pierda a su mamá ni un segundo.

Así que ahora puedo decir que estoy muy feliz de poder reinventarme en el maravilloso camino de la maternidad.

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


Esto no es todo. Un grupo de Facebook secreto y Seminarios Online gratuitos te están esperando si te unes a la comunidad "Criar con Sentido Común"


Más Información

3 comentarios en "Mi niña fue de todos, menos mía (por Romina Pérez)"

  1. Hace 10 años, no teníamos la información que tenemos ahora respecto a la lactancia, el colecho o la introducción a la alimentación complementaria. Te entiendo perfectamente porque a mi me pasó algo parecido. Quédate con que hiciste lo mejor que sabías en aquel momento; aunque fueran sugerencias de otros. El amor que recibió tu niña de ti, eso no es indicación de anadie, eso es algo puro que nace de ti para ella.

  2. Yo nunca le hice caso a nadie,mis niñas siempre an estado en mis brazos porque a mi gustaba tenerlas en brazo,la mayor durmió con nosotros asta los 5 años que nació la pequeña y nunca vi nada malo en eso.Y eso de dejarlas llorar nada porque ellas quieren sentir nuestro corazón cerca.Hay que disfrutar de nuestros bebés, porque cuando son grandes ya no quieren brazos, ni dormir con nosotras….Así pienso yo y es lo que estoy asiendo disfrutando de mis niñas a tope.un saludo a tod@s

  3. Hace diez años tu niña fue de todos menos tuya. Así pues, has podido entender que ella vino a vos para darte hoy algo diferente para Oliver. Has sido siempre tu mejor versión para Aylen, porque hace diez años esa eras vos, con más inseguridades, temores, criando “sola” a una hija … Pero lo más importante es que tu versión ha ido mejorando con las horas, con los días y con los años. Te admiro amiga, por ser siempre auténtica. Tenes dos hermosos soles en tu vida!!!! Sabes que tu historia es la mía y nunca nadie la pudo contar mejor!!!! Besotes a la distancia, desde acá abrazos de todos!!

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X