facebook_pixel
  • ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

El maravilloso vínculo afectivo con tu bebé

El vínculo entre madre (padre) y bebé es muy importante para su desarrollo y aprendizaje.

Para hablaros sobre el apego y el vínculo afectivo, alrededor del cual centro todo mi trabajo, quiero empezar contando una anécdota: una vez en uno de mis cursos estábamos comenzando con la ronda de presentaciones, algo que siempre me gusta hacer para conocer más a mis alumnos, y resultó que cuando una mamá se presentó terminó con la frase “yo no crío con apego”.

Me resultó muy curioso, porque en realidad el apego no es un modo de crianza o elección, los seres humanos tenemos un instinto que hace que no podamos permanecer impasibles en determinadas situaciones, como por ejemplo cuando escuchamos el llanto de un bebé, y más si es de nuestro propio hijo.

Antes de convertirnos en padres podemos tener ciertas ideas, como por ejemplo que nunca practicaremos colecho, o que no tomaremos demasiado en brazos a nuestros niños para que no se “acostumbren” o nos “tomen la medida”, pero la verdad es que por muy claras que nos parezca que las tenemos, muchas veces cambian completamente el día que tenemos a esa pequeña personita entre nuestros brazos regalándonos sus miradas de amor absoluto.

Teoría del apego

Después de la Segunda Guerra Mundial, la ONU observó que los niños que habían quedado huérfanos presentaban muchos problemas para salir adelante, (a pesar de tener todos los cuidados básicos garantizados, no tenían el amor de una madre que los acunase entre sus brazos), y encargaron al psiquiatra y psicoanalista John Bowlby (1907-1990) que realizara estudios relacionados que investigaran sobre la privación materna.

Su descubrimiento más importante fue constatar que un recién nacido necesita desarrollar un vínculo afectivo con al menos un cuidador principal para que su desarrollo social y emocional se produzca con normalidad.

Nils Bergman

En realidad, cuando el bebé nace no tiene conciencia de sí mismo y piensa que es un “todo” junto con el cuerpo de su madre, como si fueran la misma persona, se produce el fenómeno que que Nils Bergman llama bouncing o diada madre-bebé.

Comienza a experimentar sensaciones y necesidades que no tenía en el interior del útero (el hecho de tener que respirar con sus pulmones, hambre, calor, frío, pañal húmedo, gases, molestias…), y a veces estas sensaciones pueden hacer que se sienta desbordado emocionalmente y recurra al llanto como herramienta de comunicación.

Las adultos cercanos al bebé (sobre todo la madre), somos los que tenemos la capacidad de decodificar su malestar y calmarlo, proporcionándole seguridad necesaria, para que el bebé pueda percibir que es bien recibido, que se le ama y que el mundo exterior no es hostil.

“El vínculo se produce poco después del nacimiento, en ese periodo sensible que constituye una hermosa presentación entre padres e hijos en el que todos empiezan a conocerse”. (John Kennel y Marshall Klauss).

Si somos unos padres responsivos, entendemos sus necesidades emocionales y les damos la importancia que tienen, no nos sentiremos presionados por las corrientes culturales que fomentan la crianza de separación y aseguran que tomar a los bebés en brazos puede “malcriarlos” y que dejarlos llorar es bueno para que “sus pulmones se expandan”. Tal y como explica Bowlby, la necesidad de vinculación del bebé con sus figuras de apego, (especialmente la de su madre) es una necesidad primaria.

La impronta

Cuando explico lo que es el vínculo afectivo me suele gustar mucho hablar también de las investigaciones de Konrad Lorenz, zoólogo y etólogo austríaco que realizó varias investigaciones con aves en los años 30 y recibió el Premio Nobel de la Medicina en 1973. Estudiando las aves se dio cuenta de que al eclosionar los huevos las crías establecían de inmediato un fuerte vínculo afectivo con su madre y comenzaban a seguirla de forma innata.

En los casos en que las crías eran huérfanas comenzaron a seguirle a él como si se tratase de su madre, ¿no os parece sorprendente?

Definió así el concepto de impronta, refiriéndose a una forma de aprendizaje innata en ciertos seres vivos que fijan su atención en el primer ser u objeto que ven, escuchan o tocan en un periodo crítico tras su nacimiento. Por eso cada vez se lucha más por la no separación de madre y bebé tras el parto, ya que estos primeros momentos son cruciales.

¿Qué es entonces criar con apego?

El pediatra norteamericano William Sears acuñó el término crianza con apego (attachment parenting) para referirse a una filosofía de crianza basada en la teoría del apego y está basada en ocho principios fundamentales:

1. Prepararse para el nacimiento del bebé.
2. Comprender y responder de forma sensible a las necesidades emocionales del niño.
3. Fomentar la lactancia materna.
4. Cargar en brazos al bebé.
5. Compartir el sueño.
6. Evitar las separaciones frecuentes o prolongadas.
7. Emplear la disciplina positiva.
8. Mantener una vida familiar estable.

Puede ser que esta mamá que se presentó así no cumpliera alguno de estos principios, y no pasa nada. Hay madres que por sus circunstancias no pueden establecer una lactancia materna o cargar a sus bebés, o padres que quizá prefieren no dormir junto a sus hijos porque les da miedo y no se encuentran tranquilos, pero eso no significa que no amen a sus bebés y los abracen y llenen de besos.

Cada familia encuentra sus opciones en función de sus creencias y estoy segura de que siempre ofrecen lo mejor a sus hijos. En el mundo de la crianza no existen verdades absolutas, y me da mucha pena cuando veo debates en los que se defiende de manera a veces un poco radical una determinada forma de criar. Creo que es muy importante aprender a respetar otros puntos de vista, y sobre todo, no juzgar.

Lo importante es tener la información veraz y actualizada para tomar las decisiones más adecuadas en cada etapa, en cada uno de los desafíos de la crianza que nos encontremos. Por ejemplo, hay muchas lactancias que se abandonan por una mala recomendación de un pediatra, o porque la madre tiene que tomar un medicamento y duda de si le afectará al bebé, algo que hoy en día tenemos la suerte de poder comprobar fácilmente en la web de e-lactancia.

Hay que tener disposición a seguir nuestro instinto, y no dejaros convencer por todas las recomendaciones que nos dan cuando somos padres, porque parece que todo el mundo “ha escrito libros” sobre cómo criar a un niño, y a veces tantos consejos nos abruman y nos hacen llegar a situaciones tan inverosímiles como sentirnos culpables cuando tomamos en brazos a nuestro bebé, y creedme, la culpabilidad es algo que desarrollamos con gran facilidad las madres en esta sociedad que vivimos, aún tan patriarcal. Así que espero que poco a poco logremos empoderarnos y cambiar nuestro mundo.

Y tú, ¿crías con apego?

¡Me encantará leerte en los comentarios!

Fotos | Big D2112, Ryan Polei, Remy Sharp en Flickr


Esto no es todo. Un grupo de Facebook secreto y Seminarios Online gratuitos te están esperando si te unes a la comunidad "Criar con Sentido Común"


Más Información

13comentarios en "El maravilloso vínculo afectivo con tu bebé"

  1. Con mi primera hija, por circunstancias, le di formula a partir del mes. Y a los 3 meses ya dormía sola porque lo hacia de tiron pero hacia muchos ruidos y nos despertaba. Eso sí, las siestas las haciamos juntas. Con la segunda, la LM ha triunfado y duerme con nosotros. Cada caso es un mundo. Y a veces es cuestion de sentido comun. A las dod, las he cogido en brazos a todas horas, les he llenado de amor, con la mayor trabajo mucho las emociones, me preocupo por ella hasta cuando se que no se ha hecho daño, y le respeto ante todo. La pequeña aun es muy pequeña, pero lo hare igual. Ninguna de las dos ira a la guarde, siempre han estado con su padre y conmigo. Apenas se separan, solo cuando di a luz a la pekeña durmio con mi madre. Con esto quiero decir, que yo siento que mi crianza es con apego, a pesar de que la mayor tomara bibe y durmiera sola. Creo firmemente en la crianza respetuosa y asi lo aplico. Y aunque por circunstancias no puedas dar teta o lo que sea, hay mil formas mas de establecer un apego seguro. Enhorabuena por tu primer articulo, Miriam!!!

  2. Muchas gracias Sandra, ¡claro que si!

    Por eso en el artículo decía que no hay que cumplir los ocho principios al pie de la letra.

    A mi me pasó igual con mi primera hija, nació un poquito prematura y desde el principio tuve que darle lactancia mixta, nunca logré hacerla exclusiva. Por aquel entonces no sabía ni la mitad de cosas que se al día de hoy, y a veces me dejaba llevar por consejos de otro tipo de crianza como que era importante que durmiera sola cuanto antes, que no la tomara demasiado en brazos.. en fin, ya sabes, y realmente me hacían dudar y hasta a veces sentirme culpable.

    Creo que cada familia toma las decisiones más adecuadas según sus circunstancias, evidentemente los padres siempre pensamos en lo mejor para nuestros hijos, lo único importante es que tomemos estás decisiones con la mayor información posible, y una vez tomadas, que sean respetadas por los demás, incluido entorno cercano y “opinólogos” varios. 😉

  3. Me ha encantado tu artículo. Justo hoy me ha pasado que mi madre me ha dicho q no coja a mi hijo de 4 meses tanto en brazos porque se acostumbrará y que lo deje llorar q así se le ensanchan los pulmones. Ella piensa q los bebes son, palabras textuales: “pequeños tiranos”. Me ha tocado enfadarme con ella y contestarle cuando yo creo q no debería tener que justificar que quiero criar a mi hijo con apego.
    Tambien estoy harta de escuchar: ¿pero tiene hambre otra vez?, si acaba de tomar teta, etc. Pues si, quiere teta otra vez, ya sea por hambre o por consuelo y por tanto se la doy. Al fin y al cabo es mi teta y no la tuya y hago con ella lo que quiero. ¿ Es que tan dificil es entender q la lactancia es a demanda?

  4. Qué bien hablas bonita

  5. Te entiendo perfectamente Yolanda.. Cuánto daño hace la creencia de que se les tienen que ensanchar los pulmones, igual que la de las 3 horas entre toma y toma.. 🙁

    A veces la crianza es una lucha continua en la que tienes que estar siempre justificándote, y no debería ser así. Si hay personas mal informadas deberían informarse antes de opinar tanto y emitir juicios no solicitados.. A mi ahora me pasa que también me cuestionan porque sigo lactando a mi bebé si ya tiene dientes! Pues tiene 22 meses, y en efecto yo voy a cumplir los 2 años que recomienda la OMS, y luego, pues hasta que los dos queramos, ¿por qué la gente se cree con derecho a meterse en algo tan personal? Hay que tener infinita paciencia.. Ánimo, ¡tú tienes las ideas muy claras!

  6. Hola. Me ha gustado mucho el articulo. Yo tambien estoy harta de esos comentarios, de q la cojo demasiado en brazos, de q tiene q dormirse sola, de si tiene hambre otra vez…. AAAAAAAAAHHHHHHH!!!!!!!!!
    Es mi hija! Y la crio como quiero!
    Tengo la gran pena de q nacio x cesarea y no pude hacer el piel con piel, ni pude conocerla hasta doce horas despues del parto. Estuvo ingresada en neonatos 4 dias. Empezamos con alimentacion mixta pero enseguida pude darle lactancia materna exclusiva. Nacio con solo 2,1kg y a los 4 meses pesaba casi 6! Me siento muy feliz y orgullosa x ello. Aunque a veces me preocupa no haber estado con ella esas primeras horas. La cojo en brazos mucho y le mimo todo lo q puedo, con besos, abrazos, juegos, canciones…

    • Hola Itziar, ¡enhorabuena por tu gran logro! Mi hija mayor nació con 2,400 y ya comenté que no conseguí establecer una lactancia materna exclusiva, así que lo tuyo es un gran esfuerzo y con excelentes resultados por esa ganancia de peso que comentas. Me alegro muchísimo, sigue disfrutando de ese modo y con las ideas igual de claras 😉

  7. Apego total, desde la llegada de mi hija a mi vida me desborda el amor y el instinto, así que aunque me informó harto estos son mi guía. Como hitos puedo contar que preparé su llegada con yoga, tuve un parto natural como anhelaba, amamanto feliz, no quería colechar pero con la salida de los dientes tuvimos que hacerlo por los despertares nocturnos y fue santo remedio para el buen dormír de toda la familia, abrazo y beso sin restricción y así… tengo plena conciencia de que con una crianza amorosa, no excenta ta de límites porsupuesto, será el ser humano que ella quiera ser. Creo también que si somos honestos con nosotros mismos como padres y nos permitimos equivocarnos y evolucionar sin prejuicios, la relación entre padres e hijos se enriquece enormemente y todo fluye de una forma muy linda.

  8. Precioso todo lo que comentas Emilia, me alegro muchísimo de que lo estés disfrutando tanto, ¡enhorabuena!

  9. Preciosa entrada, Miriam. Completísimo y bellamente escrito.
    Yo no he hecho otra cosa que seguir mi instinto desde que nació Lucía, lo llamemos crianza con apego o como queramos. Me cuesta mucho entender cómo hay gente que niega el contacto a sus bebés voluntariamente (ojo, no me refiero a hacerlo respondiendo a una necesidad que se lo impide). La semana pasada en el centro de salud había un recién nacido sobrepasado por el estrés, llorando (casi chillaba) levantando las extremidades desde el capazo hacia su mamá. ¿Por qué no lo pudo coger en brazos? No había nada que se lo impidiera. ¡Tampoco cuesta dinero! Prefiero no presenciar estas situaciones, soy incapaz de afrontarlas con serenidad. Mi instinto me empuja a coger en brazos a todo bebé desconsolado que encuentro por la calle, Y eso tampoco es muy respetuoso hacia las demás mamis… 😉

    • Hola Pazm

      Muchísimas gracias por tu comentario. Tetemos tan metido en nuestra cabeza que tomar demasiado en brazos a los niños puede “acostumbrarles” que a veces es difícil “resetear” esos comportamientos casi automáticos, y sobre todo a mi me da mucha pena la falta de información veraz.. 🙁

      A mi me pasa lo mismo que a tí, que me pongo super nerviosa si veo a un bebé llorar al que no atienden, pero como tú dices, tampoco podemos rebasar ciertos límites porque entonces tampoco seríamos respetuosas con la forma de criar de los demás. Yo solamente hace un par de meses me atreví a hablar con una mamá del parque que llevaba un recién nacido muy mal porteado con una bandolera en modo “cunita” y podía estar faltándole el aire, así que ahí intenté a acercarme a ella con muchísimo respeto y tuve la suerte de que entendió mi consejo y le ayude a colocar correctamente e su bebé, estuve de los nervios antes de hacerlo pero al final me decidí por la propia seguridad del pequeño.

  10. Crianza con apego total! Aunq Mario nació por cesárea y el primer piel con piel lo hizo con su papi yo no tardé ni 10 min en salir del quirófano y fue totalmente mío. Estuvo más de 2horas pegadito a mi y luego tb, dormía conmigo e el hospital, y hemos hecho LM exclusiva desde el principio. Después en su minicuna y en mi cama y ahora con 4 meses duerme en cuna de colecho q es un inventazo para estar todos a gusto y juntos. En mi casa se respira amor, ya se respiraba antes pero con su llegada lo ha llenado todo de felicidad y amor. Sé q suena cursi pero es así. Me ha encantado tu artículo, disfruto de cada segundo con él incluso este jeje q lo tengo pegadito a la teta jejeje.

    • Me alegro muchísimo de que puedas disfrutar tanto, y qué bueno que te sacaran tan pronto de la cesárea para estar pegadita a tu bebé, cada vez están siendo más respetuosas y eso es una gran noticia. Y lo de las cunas de colecho en efecto, es uno de los mejores inventos. Yo tengo la de mi hija mayor puesta así, (le quitamos uno de los laterales y la preparamos para el segundo bebé). Un abrazo y a seguir disfrutando!

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X