facebook_pixel
  • ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

Signos para bebés: comunícate mucho antes de que desarrolle el habla

Los bebés que aprenden a signar se comunican más y mejor.

Hoy vengo a hablaros de algo que me apasiona y que descubrí con mi hija mayor cuando tenía alrededor de un año: la baby signs language.

La verdad es que todo fue casi por casualidad, y quién me iba a decir a mí en aquel entonces que aquella técnica de la que nunca había oído hablar antes me iba a dar tantas satisfacciones. El poder comunicarnos con nuestra pequeña antes de que no hubiera desarrollado el lenguaje oral, el saber cómo veía el mundo, qué pensaba y pasaba por su cabecita fue una experiencia maravillosa que recomiendo a todas las familias.

Un bebé desea comunicarse desde que nace. De hecho, como los bebés humanos nacemos muy desvalidos si nos comparamos con otras especies (en otro artículo hablaremos de la exterogestación o los “segundos nueve meses”), necesitamos de los cuidados de nuestros progenitores para sobrevivir.

Los padres vamos desarrollando poco a poco habilidades para descifrar lo que necesitan nuestros bebés, aprendemos a interpretar sus señales en base a la experiencia del día a día, pero necesitamos esperar entre uno y dos años para poder comunicarnos con ellos de forma efectiva.

Hay ocasiones en las que escuchamos el llanto continuado de nuestro bebé, y por mucho que probemos de todo o pasemos nuestra “check-list de revisión” (hambre, frío, calor, sueño, pipí, popó, dolor de tripita, etc.), no logramos adivinar lo que le pasa, comenzamos a ponernos nerviosos e incluso contagiamos ese estado de ansiedad al peque. ¿Te suena?

Son algunos momentos que aunque duren solo unos minutos nos desesperan un poco, esos momentos en los que desearíamos encontrarnos una lámpara maravillosa, de esas que frotas y sale un genio dispuesto a concedernos tres deseos.. ¿Cuál crees que sería el primero?

¡Ojalá mi bebé pudiera hablar para decirme lo que le pasa!

Si estás leyendo estas líneas estás de enhorabuena, ¡porque puedes conseguirlo!

Qué es el Baby Signing

El baby signing, (o signos para bebés), es una técnica que nos permite establecer una comunicación temprana con nuestro bebé mucho antes de que desarrolle el habla. Surgió en EEUU en la década de los ochenta, (en realidad hay también algunos estudios de los años sesenta), por lo que aunque a veces se conoce poco, hay muchísimas investigaciones que avalan sus resultados, (más de treinta años de experiencia).

¿Has visto la película “Los padres de él”? Seguro que sí, esa comedia norteamericana en la que Robert de Niro interpreta a un ex-agente de la CÍA un tanto peculiar. Pues en la película enseña a signar a su nieto, seguro que no habías reparado en ello:

El Dr. Joseph García y las profesoras Linda Acredolo y Susan Goodwyn llevaron a cabo numerosos estudios en la década de los ochenta y noventa. Observaron algo fascinante: los bebés de padres no oyentes, a los que sus papás signan desde que nacen, se comunican más fácilmente que los bebés de padres oyentes, son más tranquilos y sufren menos frustraciones y rabietas.

¿Por qué? Porque pueden expresar sus necesidades sin tener que recurrir al llanto. De hecho, alrededor de los nueve meses, muchos bebés pueden llegar a entender y comunicar hasta 75 conceptos diferentes a través de los gestos, ¡utilizando sólo sus manitas! ¿Cuántas palabras balbucea su bebé a esta edad? ¿Mamá? ¿Papá? ¿Agua?

Gracias a sus investigaciones demostraron que es posible enseñar gestos del lenguaje de signos a bebés oyentes, ofreciéndoles una herramienta que sirve de puente de comunicación hasta la aparición del habla (¡y mucho más allá!).

Una lengua internacional

Nació así la Baby Signs Language, que se extendió a muchos países del mundo gracias a las enseñanzas que transmitieron (y los best-sellers que publicaron).

Hoy en día se utiliza incluso en las escuelas infantiles. Imagínate el trabajo de una educadora en un aula llena de bebés. Uno puede estar incómodo porque tiene el pañal húmedo, otro porque tiene hambre, otro sueño… El llanto también es contagioso y el trabajo puede llegar a ser muy estresante, (a mí desde luego me parece admirable).

El poder ofrecerles una herramienta de comunicación para que expresen sus necesidades hace que el ambiente sea mucho más tranquilo y que además se refuerce el vínculo con la maestra.

Niño haciendo el signo de “más” en el Peterson’s Child Development Center, (EEUU)

Lo maravilloso de todo esto es que un bebé puede empezar a signar desde aproximadamente los seis meses, más o menos en la misma época en la que comienza a mantenerse sentado, a comer sólidos y a mostrar mucho más interés en comunicarse.

En todas las culturas enseñamos a los bebés a señalar cositas, decir “adiós” con sus manitas y tirar besitos, ¿verdad? Pues de la misma manera podemos enseñarles muchos más gestos sencillos para que puedan comunicarnos sus necesidades básicas y deseos.

Si los padres tenemos constancia todos los bebés aprenden a signar, sólo hace falta muchas ganas y paciencia para esperar a ver resultados. Nos pasamos alrededor de un año hablando a nuestros bebés antes de escucharlos pronunciar la primera palabra y en ese momento “se nos cae la baba” de emoción, pues con los signos es lo mismo. El día que hacen su primer signo para comunicarnos algo sientes una sensación increíble, y puede que tenga solo seis meses, ocho, o más, pero desde luego es el momento en que piensas que el esfuerzo ha merecido la pena, y te preguntas todo lo que te has perdido si hubieras comenzado antes…

¿Y cómo son los gestos de la Baby Signs Language?

Pues en realidad podemos elegir los que queramos, incluso podríamos inventarnos los nuestros propios en la familia. Pero si nos basamos en un sistema que ya exista estaremos ofreciendo una enseñanza muy valiosa a nuestros peques que quién sabe hasta dónde les servirá en la vida.

Cuando empecé a formarme como instructora pensaba que la lengua de signos era universal, qué inocencia la mía. El ser humano tiene una riqueza cultural inmensa y del mismo modo que no hablamos todos esperanto, es normal que cada región haya desarrollado su propio sistema de comunicación no verbal. La buena noticia es que la mayor parte de lenguas de signos derivan de la francesa, así que muchos gestos se parecen.

En el caso de los bebés, la que más se ha extendido en diversos países es la basada en los gestos de la lengua de signos americana (American Signs Language o ASL), ya que todas las investigaciones se dieron allí y hay muchísimo material para enseñar a los bebés de forma divertida, (flash-cards, canciones, cuentos…)

En su día reflexioné mucho sobre este tema, ya que yo podía haber enseñado a mi hija un sistema basado en la Lengua de Signos Española (LSE), y es algo que genera a veces pequeños debates, pero finalmente yo siempre hago la misma pregunta a los padres que vienen a mis cursos como alumnos:

¿Qué objetivo quieres conseguir?

  • Si hay alguna persona con dificultades de audición en la familia o entorno cercano, (por ejemplo el peque va a una escuela infantil con integración), está claro que debes utilizar la de tu país, y además aprenderás la lengua de signos completa, con su gramática, reglas, etc.
  • Si lo que quieres es ofrecer una herramienta que te sirva como puente de comunicación, elije la que quieras. La Baby Signs Language está basada en la ASL, que tiene muchos más hablantes en diversos países del mundo, y además tiene el beneficio añadido de que puedes estimular el bilingüismo desde edades tempranas, que ya sabemos lo que nos cuesta aprender idiomas de adultos.

En mi caso como formadora, tengo alumnos en casi todos los países hispanohablantes, por lo que para mí es importante tener una coherencia internacional, y además muchas veces vienen familias multiculturales que están muy interesadas en los signos precisamente porque hacen de “traductor simultáneo”, así que están encantadas con este punto. El niño llega a interiorizar el concepto en el signo, y luego sabe que puede pronunciarse de una u otra manera según el idioma hablado. ¡Si lo ves en directo es realmente asombroso!

Si quieres saber un poco más sobre este apasionante recurso comunicativo, te invito a que asistas al webinar que vamos a hacer en Criar con Sentido Común el próximo 3 de septiembre (es gratuito para quienes forman parte de la comunidad), y mientras tanto si quieres puedes descargarte mi mini ebook “Empieza a signar con tu hijo” donde podrás aprender algunos signos e ir probando la experiencia.

Me despido con este precioso vídeo de Laura Berg de My Smart Hands enseñando a signar a su hija cuando era un bebé.

¿Te animas a aprender y adentrarte en el maravilloso mundo de la comunicación temprana con tu peque? Es una preciosa forma de reforzar el vínculo afectivo y la complicidad en la familia que recordaréis toda la vida.

Foto | Andrea Ferreira en Flickr


Esto no es todo. Un grupo de Facebook secreto y Seminarios Online gratuitos te están esperando si te unes a la comunidad "Criar con Sentido Común"


Más Información

2 comentarios en "Signos para bebés: comunícate mucho antes de que desarrolle el habla"

  1. Me parece una hermosa labor la suya.
    Me gustaria saber en dónde se llevara a cabo el curso del 3 de septiembre, y disculpen mi ignorancia respecto de la hora peninsular.

    Soy madre primeriza, y pues el aprender de expertos me ayudaria mucho.

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X